Certificados y bolentines de GAS

El Certificado de Instalación de Gas es un documento esencial para garantizar la seguridad y el cumplimiento normativo en las instalaciones de gas. Veamos los detalles sobre los modelos IRG-3 e IRG-2:

  1. Modelo IRG-3 (Certificado de Instalación Individual de Gas):
    • Este certificado se emite para instalaciones individuales en viviendas.
    • Verifica que la instalación cumple con todas las disposiciones y normativas vigentes.
    • Contiene información sobre la dirección, potencia nominal, aparatos de gas instalados y más.
    • La empresa firmante garantiza la instalación durante cuatro años desde la fecha de emisión.
  2. Modelo IRG-2 (Certificado de Instalación Común de Gas):
    • Se aplica a instalaciones comunes en edificios (como comunidades de vecinos).
    • Acredita que la instalación común funciona correctamente y cumple con las medidas de seguridad.
    • Incluye datos sobre la dirección, potencia de diseño, número de instalaciones individuales alimentadas y más.
    • También garantiza la instalación durante cuatro años desde la fecha de emisión.

En resumen, el IRG-3 se utiliza para instalaciones individuales, mientras que el IRG-2 es para instalaciones comunes. Ambos certificados son esenciales para asegurar el correcto funcionamiento y la seguridad de las instalaciones de gas.

¿Quien los puede expedir?

Empresas autorizadas de gas.

¿Cuál es su precio?

Rondan entre los 90€ y 200€.

¿Cuándo lo necesito?

  1. Al instalar gas natural por primera vez en la vivienda: Si estás conectando el gas natural por primera vez en tu hogar, necesitarás el certificado para demostrar que la instalación es segura y cumple con los requisitos.
  2. Al dar de alta el gas en un inmueble que ya tenía suministro pero estuvo dado de baja durante más de 2 años: Si el suministro de gas se interrumpió y ha pasado un tiempo considerable, requerirás el certificado al reactivar el servicio.
  3. Al cambiar de compañía de gas natural: Si decides cambiar de proveedor de gas, deberás presentar el certificado para garantizar que la instalación sigue siendo segura.
  4. Después de realizar cambios en la instalación de gas: Si haces modificaciones en la instalación existente, como cambiar la caldera o la llave de paso, necesitarás un nuevo certificado.
  5. Tras someter la instalación a la revisión obligatoria de gas: Las revisiones periódicas son necesarias para asegurar que todo funcione correctamente. El certificado es parte fundamental de este proceso.